Capítulo 2: ¿Cómo lo haces?


—Princesa, ¿podría ser que estés temblando?

Marietta de hecho estaba temblando, y su digna dama de honor se apresuró a decir algo.

—Hace un poco de frío en el interior del carruaje. ¿Quieres que te prepare otra manta?

—Oh mí, estoy bastante bien, Sierra. Te lo aseguro, no es porque tenga frío.

Marietta estaba a bordo del carruaje camino  a Oltaire. El carruaje se había sacudido a diario durante 10 días, y sólo habían pasado  4 días desde que cruzaron la frontera hacia Oltaire. Era un carruaje real de buena calidad, pero aun así era un viaje difícil para el cuerpo de una jovencita. Aún así,  debajo de su trasero había un montón de cojines, y entre su curiosidad y energía, Marietta era incluso capaz de disfrutar de dormir al aire libre. Después de todo, su marido la esperaba al final del viaje.

Incluso tenía el retrato del general Belvant Fergus entre sus cosas.

Ella realmente quería contemplarlo dentro del carruaje hasta que estuviera satisfecha, pero como no estaba sola, eso habría sido demasiado vergonzoso. Por lo tanto no lo había hecho. Sin embargo, con solo recordar su rostro hacía que involuntariamente se pusiera roja, con pensamientos acerca de su aún invisible marido, pero cuando volvió a sus sentidos, estaba tan avergonzada que empezó a temblar.

Aun así, su muy capaz dama de compañía era más asustadiza que un demonio, y ya había recopilado considerable información sobre el General Fergus.

Oh mi pobre, querida princesa. Por todos los medios usted debería haber estado casada con el más amable y maravilloso caballero de una familia real. No debería tener que convertirse en la novia de un hombre tan vulgar y temible. Soy consciente de que estás tratando de no preocupar a nadie escondiéndose detrás de una máscara de afán, pero de vez en cuando su cuerpo tembloroso desmiente sus temores, de eso no tengo ninguna duda. Sierra se agitó en silencio hasta las lágrimas. Aunque me falte la habilidad, debo proteger a mi princesa tanto como pueda.

Ignorando la nueva resolución de Sierra, Marietta contempló el paisaje fuera de la pequeña ventana antes de decir:

—Parece que diferentes plantas crecen en los bosques de Oltaire. ¿Me pregunto si diferentes animales también viven aquí?. Estoy deseando vivir en esta nueva tierra.

—…… Así parece. Sería maravilloso encontrar flores hermosas o animales adorables para hacerla sentir cómoda, mi princesa.

—Sí, eso estaría bien ……¡kyaaa!

El carruaje repentinamente se estremeció, haciendo que Marietta gritara.

—¿Qué está pasando?

Al oír el insólito clamor que ocurría en el exterior, Sierra concluyó que debían estar en estado de emergencia y ocultó a la princesa bajo una manta.

—¡Ataque enemigo! ¡Estamos bajo ataque!

Al parecer, el carruaje fue atacado por un asaltante desconocido. Los guardias blandieron sus espadas, y los estridentes sonidos metálicos se escucharon.

—Ella debe estar en el carruaje, ¡arrástrenla hacia fuera!

Sierra sacó su cuchillo de autodefensa y se preparó para los intrusos en la entrada del carruaje. Los asaltantes venían probablemente por Marietta

—Sierra…

—No hay necesidad de tener miedo, Mi Princesa, te protegeré.

A pesar de su peligro, Sierra sonrió dulcemente como lo hacía normalmente.

La puerta del carruaje se abrió de golpe, y en el momento en que apareció el hombre, las botas de Sierra se conectaron con su rostro.

—¡Gwaa!

Con una patada lo suficientemente fuerte como para fracturar huesos, el hombre cayó hacia atrás justo donde estaba.

—Mierda, tu pequeña mierda …

Por detrás, otro hombre levantó su espada, apuntando a Sierra, cuando de repente…

—¡¡Gwaaaa!!

Los ojos del hombre se ensancharon cuando dejó escapar un último grito agonizante antes de desaparecer de la vista de Marietta.

—¿Qué pasó?

Mirando desde debajo de la manta para ver qué estaba pasando, la vista fuera del carruaje hizo que Marietta recuperara el aliento.

—Seguramente tendrás agallas, yendo tras mi futura esposa.

Allí estaba el general Belvant Fergus, sosteniendo en la mano derecha una espada ensangrentada, terriblemente empapada en la sangre de sus enemigos.—Ah……

Sin tener que decirlo, Marietta sabía que estaba mirando a su futuro marido, Belvant.

—Princesa Marietta, ¿estas herida?

—…… No, no he sido herida, pero Mi Lord Fergus, hay sangre …

Su prometido cubierto de tanta sangre, seguramente debe estar lesionado en alguna parte! ¿¡Estaba bien!?

Pensando en tales cosas, el mismo olor a sangre hizo que Marietta se ahogara, su rostro palideció muy rápidamente, y pronto se desplomó sobre Sierra.

—Mi princesa! ¡No te fuerces!

Mientras cuidaba a Marietta, Sierra lanzó una mirada furiosa al General. Sierra pensaba erróneamente que ver su asustada apariencia empapada de sangre había causado que Marietta se sintiera mal.

—…… ¿Te asusté? Mis disculpas.

Belvant debería haber sido el héroe, salvando a su esposa de una crisis de este tipo, pero en cambio habló en voz baja y se dio la vuelta montado en su caballo.

— Voy a volver delante de ti. Necesito dos grupos, uno de guardia y otro para limpiar este desastre, después de eso síganme.

—¡Entendido, señor!

Belvant frunció el ceño profundamente cuando encontró a Marietta aún más frágil y encantadora que en su retrato

—…… Esto no servirá. Alguien como yo casarse con una princesa, es absurdo.

¿Entonces por qué mi pecho se siente como si estuviera doliendo?

Belvant sabía que todas las mujeres del mundo estaban asustadas de él, por él, aún siendo rechazado por Marietta, sin saberlo, eso lo había dañado.

♦ ♦ ♦

Alrededor del tiempo que Belvant incitaba ferozmente a su caballo, Marietta tomaba un alcohol fuerte como tónico, y la figura galante de su futuro marido en sus recuerdos se manchó con rojo.

Apareció de la nada como el viento para salvarme, venciendo a todos los rufianes, y justo como el viento desapareció de nuevo. Si, él no tenía ninguna sola herida para calmarla, era tan fuerte y robusto… Sí, como un caballero en un cuento de hadas … ¡Ah, mi Lord Belvant, eres maravilloso. Aún más maravilloso que su retrato …… Oh, cómo espero verte de nuevo pronto.

Una vez más, Marietta se enamoró de su alto y fuerte futuro marido.

♥ ❤ ♥

<Capítulo Anterior                Siguiente Capítulo>

★Capítulos★

  • Luis Light Aragundi

    Está muy bueno, me encanto las reacciones de la princesa. Pobre Sherk pero lo importante es que ya encontró a su Fiona xdxd

  • Pablo Gorrión LA

    que princesa tan indecente :v

  • Aucifer

    oohhh yo también me enamore jajaja
    gracias por el capítulo!

  • Vany

    Jajajjaa todo el mundo la malinterpreta, pobre, hasta su futuro marido la malinterpreto, ya quiero ver como sera cuando todos se den cuenta que la chica no esta asustada, sino mas bien, encantada con esta situacion jajajaja
    Gracias x el cap 😶

  • Giselvg

    jjajajaa pobre, todos creen q ella esta asustada por el general, cuando es todo lo contrario, esta tan feliz a seguro salta en una pata 😂😂😂😂

  • celty strulson

    No pues.. Hasta yo caí con esa escena

  • Alex Petrov

    XD

  • Auranity Ayuzawa

    Espero mucho de esta novela :3

  • Atto Zau

    Si tu no te casas con el me caso yo

  • Sakura

    xD son el uno para el otro jajaj